Famosos, desastres y circo

Habituamente en las entradas intento presentar los hechos de la manera más objetiva posible, sin volcar mi opinión. Hoy voy a romper esta costumbre por una buena razón: hoy excepcionalmente he visto los informativos de la 1 de TVE, y lo único que me venía a la mente era el título de esta entrada: famosos, desastres y circo.

Esta es toda la temática que están permitidos a tratar porque hay alguien que está interesado en que las personas estemos ocupadas con la talla de la ropa, el próximo viaje  o adquisición, resultado de uno de los ya habituales “clásicos” de fútbol(los cuales, si no recuerdo mal, hace no demasiado se llamaban “El partido del Siglo”, aunque claro, lo tuvieron que cambiar debido al incremento de la frecuencia) o estreno de películas, videojuegos o éxitos musicales. El concepto al que quiero aludir es el entertainment procedente de norteamérica. Se trata de mantenernos constantemente ocupados con nimiedades, en contraste con lo que realmente se cuece en el mundo. Vamos a analizar cada apartado de una forma suficientemente superficial.

En mayor o menor medida, a todos nos gustaría ser un poco como algún famoso; ya sea por su belleza, por sus éxitos, por lo bien que canta o maneja una pelota, e incluso por su inteligencia (hay que admitir que son las menos veces). Eduard Punset trata el tema del famoseo de una forma maravillosamente comprensible. Cuanto más sabemos de los pormenores de la vida de los famosos más “cercanos” nos sentimos hacia ellos, llegando incluso al fanatismo -cada día más habitual- que experimentan algunas personas por famosos. Me parece completamente lamentable que en un informativo diario de emisión nacional como es el de TVE se trate día sí y día también los detalles casi íntimos de los famosos en vez de informar sobre los constantes y costosos avances en materia de investigación contra el cáncer. ¿O quizás lo que ocurre es que se avergüenzan del asqueroso (es la palabra más suave que se me ocurre ahora) presupuesto con el que cuenta la investigación en España? No hay que echarle la culpa al FECYT y demás organizaciones pro-ciencia, que se apañan con su tajada. El problema está en la mentalidad española. No hacemos suficiente presión para incrementar los presupuestos para I+D, que es al fin y al cabo la simiente de la riqueza de un país.

Pero me desvío del asunto. Otra táctica de Alguien es minar la moral de la población atemorizándola. Esta acción es sutil. Nunca encontraremos gente vestida de samurai ajusticiando personas en la calle. No. Lo que hacen es seleccionar las noticias para mostrarnos sólo las malas, tristes desastrosas. Está demostrado que una sociedad atemorizada es mucho más sumisa a los deseos de sus señores que si su ánimo estuviese por las nubes.

No puede ocurrir que alrededor de 10 minutos del telediario se utilicen en investigar y entrevistar a un cuarteto español que se encontraba en el Costa Concordia en el momento del naufragio. Al igual que no puede pasar que la última oración del comentarista sea: “quizá se encontrará flotando, en estas costas, una de las guitarras del cuarteto”. Seamos serios.

Felicidades sinceras a quien haya llegado hasta aquí pasando por todo el texto, y gracias.

AGRADECIMIENTO ESPECIAL A ANTONIO ANDREU POR LA IDEA PARA ESTA ENTRADA

PLEASE; COMMENT!!

4 pensamientos en “Famosos, desastres y circo

  1. Estoy completamente de acuerdo. La desinformación que reina en nuestros medios de comunicación tiene como objetivo fomentar la pasividad de las personas. Ante cualquier situación explícita de delito o de inconstitucionalidad, nadie reacciona. No existen instrumentos reales al alcance de los ciudadanos para hacer valer sus derechos ni, en último término, para garantizar la administración imparcial de la justicia.
    La semilla se siembra tempranamente en la infancia y en la adolescencia por medio de una educación memorística e inútil en su mayor parte, y donde jamás se promueve un espíritu crítico ni su fundamentación y donde se ridiculizan los valores morales.
    En la edad madura de las personas se las somete a una esclavitud económica pagando valores astronómicos por servicios y productos relacionados con la supervivencia, cuyo precio ha sido inflado hasta valores inconcebibles, haciendo siempre que la desafortunada gestión de algunos y sus frutos, siempre los tenga que pagar la sufrida clase media, estrangulada por subidas e impuestos, mientras que las clases altas disfrutan de privilegios haciendo que nuestra sociedad se asemeje más a un despotismo que a una democracia.
    Considérese afortunado si al llegar a la vejez disfruta usted de una pensión mínimamente decente y ha conseguido usted sobrevivir a tres décadas de hipoteca, y tiene usted salud para contarlo.
    Tenemos 1500 g. de cerebro será para usarlo ¿no?

  2. Sí, Alberto, me gusta lo que has escrito en esta entrada y única que he leído hasta el momento. Mi preocupación alcanza esferas inimaginables cuando veo la falta de concienciación y respuesta a los problemas que azotan nuestro mundo. La simplicidad y la pasividad, incentivados por el miedo y la falta de cultura, han destrozado una generación (y van de camino a la segunda) La respuesta a esto no es “no podemos hacer nada” sino “¿por dónde empiezo?”. Pronto te darás una sorpresa si muevo unos cuantos hilos en el IES. Espero que surta los efectos que deseo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s